×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 51

IGLESIA UNIVERSAL

Parroquias con puertas abiertas

Escrito por  |  Lunes, 28 Septiembre 2015 00:00  |  Publicado en IGLESIA UNIVERSAL

Ciudad del Vaticano, 9 de septiembre 2015) En la audiencia general el Santo Padre Francisco reflexionó en el vínculo entre la familia y la comunidad cristiana, porque la Iglesia es una familia espiritual y la familia es una pequeña Iglesia.

La Comunidad cristiana es la casa de aquellos que creen en Jesús como la fuente de la fraternidad entre todos los hombres. La Iglesia camina en medio de los pueblos, en la historia de los hombres y de las mujeres, de los padres y de las madres, de los hijos y de las hijas: esta es la historia que cuenta para el Señor. Los grandes eventos de las potencias mundanas se escriben en los libros de historia, y allí permanecen. Pero la historia de los afectos humanos se escribe directamente en el corazón de Dios; y es la historia que permanece eternamente. Es este el lugar de la vida y de la fe. La familia es el lugar de nuestra iniciación – insustituible, indeleble – a esta historia. Esta historia de vida plena que terminará en la contemplación de Dios para toda la eternidad en el cielo, pero que comienza en la familia y por eso, es tan importante la familia.

El Hijo de Dios aprendió la historia humana por este camino, y la recorre hasta el final. Es bonito volver a contemplar a Jesús y ¡los signos de este vínculo! Él nació en una familia y allí “aprendió el mundo”: una tienda, cuatro casas, un pueblo. Y sin embargo, viviendo por treinta años esta experiencia, Jesús asimiló la condición humana, acogiéndola en su comunión con el Padre y en su misma misión apostólica. Después, cuando dejó Nazaret y comenzó la vida pública, Jesús formó a su alrededor una comunidad, una “asamblea”, es decir una con-vocación de personas. Este es el significado de la palabra “iglesia”.

En los Evangelios, la asamblea de Jesús tiene la forma de una familia y de una familia hospitalaria, no de una secta exclusiva, cerrada: nos encontramos con Pedro y Juan, pero también el hambriento y el sediento, el extranjero y el perseguido, la pecadora y el publicano, los fariseos y la multitud. Y Jesús no cesa de recibir y de hablar con todos, también con quien no espera más encontrar a Dios en su vida. ¡Es una lección fuerte para la Iglesia! Los discípulos mismos han sido elegidos para cuidar esta asamblea, esta familia de huéspedes de Dios.

Para que sea viva hoy esta realidad de la asamblea de Jesús, es indispensable reavivar la alianza entre la familia y la comunidad cristiana. Podremos decir que la familia y la parroquia son dos lugares en donde se realiza esta comunión de amor que encuentra su fuente última en Dios mismo. Una Iglesia de verdad según el Evangelio no puede no tener la forma de una casa acogedora con las puertas abiertas siempre. Las iglesias, las parroquias, las instituciones con las puertas cerradas no se deben llamar iglesias, se deben llamar museos.

Hoy, esta es una alianza crucial. «En contra de los “centros de poder” ideológicos, financieros y políticos, volvemos a poner nuestras esperanzas en estos centros ¿de poder? ¡No! en centros del amor. Centros evangelizadores, ricos de calor humano, basados en la solidaridad y la participación» también en el perdón entre nosotros.

Reforzar el vínculo entre la familia y la comunidad cristiana es hoy indispensable y urgente.

El Papa reconoce ‘heroísmo’ de religiosos mexicanos

Escrito por  |  Lunes, 14 Septiembre 2015 00:00  |  Publicado en IGLESIA UNIVERSAL

El Papa Francisco reconoció las "virtudes heroicas" de Agustín Ramírez Barba y María del Refugio Aguilar y Torres, lo que permite el avance de los dos religiosos mexicanos hacia los altares.

De acuerdo a la sala de prensa del Vaticano, Francisco recibió este viernes en audiencia al cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, responsable de los procesos de beatificación y canonización en la Iglesia católica. Durante el encuentro, el Pontífice aprobó un total de ocho decretos de reconocimiento de las "virtudes heroicas"

Como San Pedro y San Pablo no se avergüencen de Cristo y la Cruz

Escrito por  |  Lunes, 14 Septiembre 2015 00:00  |  Publicado en IGLESIA UNIVERSAL

El Papa Francisco pidió a los nuevos Arzobispos Metropolitanos que recibieron el palio en la Basílica de San Pedro hoy, fiesta de San Pedro y San Pablo, que sean hombres de “una fuerte llamada a la oración, a la fe y al testimonio”. En concreto, “hombres de oración” que enseñen “que la liberación de toda cautividad es solamente obra de Dios y fruto de la oración”, señaló.


Página 6 de 6